jueves, 15 de marzo de 2007

La culpa es de la vaca


Este texto, cuyo resumen fue publicado originalmente por el profesor Fernando Cepeda en su columna habitual de El Tiempo, es una excelente demostración de una conducta muy nuestra relacionada con la ramificación de la culpa.


Se estaba promoviendo la exportación de artículos colombianos de cuero a Estados Unidos, y un investigador de la firma Monitor decidió entrevistar a los representantes de dos mil almacenes en Colombia. La conclusión de la encuesta fue determinante: los precios de tales productos son altos, y la calidad muy baja.


El investigador se dirigió entonces a los fabricantes para preguntarles sobre esta conclusión. Recibió esta respuesta: no es culpa nuestra; las curtiembres tienen una tarifa arancelaria de protección de quince por ciento para impedir la entrada de cueros argentinos.


A continuación, le preguntó a los propietarios de las curtiembres, y ellos contestaron: no es culpa nuestra; el problema radica en los mataderos, porque sacan cueros de mala calidad. Como la venta de carne les reporta mayores ganancias con menor esfuerzo, los cueros les importan muy poco.


Entonces el investigador, armado de toda su paciencia, se fue a un matadero. Allí le dijeron: no es culpa nuestra; el problema es que los ganaderos gastan muy poco en venenos contra las garrapatas y además marcan por todas partes a las reses para evitar que se las roben, prácticas que destruyen los cueros.


Finalmente, el investigador decidió visitar a los ganaderos. Ellos también dijeron: no es culpa nuestra; esas estúpidas vacas se restriegan contra los alambres de púas para aliviarse de las picaduras.


La conclusión del consultor extranjero fue muy simple: los productores colombianos de carteras de cuero no pueden competir en el mercado de Estados Unidos “
¡porque sus vacas son estúpidas!”

2 comentarios:

junko dijo...

Nosotros no asumimos las responsabilidades que tenemos hechamos la culpa a otros y las evadimos en vez de ser concientes y decir si fue una irresponsabilidad mia pero ya no lo voy a cometer, asi estariamos eliminando una de las tantas "vacas" que tenemos.

leidy dijo...

la culpa es de la vaca, ayuda a cada lector a que tome conciencia de sus actos, ya que solamente cada uno de nostros es responsable de lo que hace, no debemos permitir que tomen desiciones por nosotros, la responsabilidad de lo que hacemos no recae sobre los demas, tenemos que aprender a solucionar nuestro problemas para alcanzar el exito.